Nacionales

Milagro Sala: “Quiero que vuelva la democracia a Jujuy”

Luego allanamiento en la vivienda de Jujuy donde permanece detenida, la líder de la Tupac Amaru habló con AM750 y apuntó al gobernador Gerardo Morales, a quien le reclamó que respete las leyes y cese el hostigamiento en su contra. Además, relató la violencia con la que se llevó a cabo el operativo. “No me quiebro en nombre de mi hijo”, afirmó.

“No me quiebro en nombre de mi hijo”. Con esas palabras, Milagro Sala describe cómo sostiene la entereza tras casi ocho años de persecución judicial y política de parte del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, a quien señala por el hostigamiento contra ella, su familia y la Tupac Amaru, la organización que lidera. Ahora, en un nuevo round del ataque contra la dirigente social, la Justicia realizó un allanamiento en la vivienda en la que cumple prisión domiciliaria a partir de una denuncia donde la señalan como la responsable de instigar las manifestaciones contra la reforma constitucional que la semana pasada fueron brutalmente reprimidas en la provincia.

En diálogo con la AM750Sala relata cómo vivió el operativo, que se llevó a cabo en medio de una situación muy delicada de salud de su marido, el periodista y militante social Raúl Noro. Además, reclama el fin de los ataques en su contra y señala a Morales, precandidato a vicepresidente en la fórmula que encabeza Horacio Rodríguez Larreta: “Que de una vez por todas termine con este hostigamiento a mí y a mi familia, que se dedique al pueblo, que se reinstaure la democracia en Jujuy”.

El allanamiento tuvo, además, condimentos similares a otros operativos contra la líder de la Tupac Amaru: se basó en una denuncia de una persona de supuesta identidad reservada que aseguró que Sala estaba detrás de la organización de las masivas protestas que se realizaron en las últimas semanas contra la reforma constitucional en las que confluyeron sindicatos, comunidades originarias, organizaciones sociales y políticas, y que fueron reprimidas por la policía provincial.

¿Cómo fue el allanamiento?

Vinieron a la mañana, entraron de prepo, buscaban armas, plata, drogas y celulares. No encontraron nada porque no tengo nada. Me faltaron en respeto a mí y a los compañeros que vinieron de otras provincias a visitar a mi marido que se enteraron que estaba muy mal, está en sus últimos días de vida. Revisaron la casa, rompieron paredes, la verdad es que es indignante. Siguen haciendo la película de que Milagro Sala es culpable de todo, así como Morales me culpa por hacer los cortes de ruta contra la reforma cuando yo no puedo dominar nada de los sindicatos. Eso me indigna, me usa como si yo fuera el payaso de su circo.

– ¿Fue en el marco de una causa en la que Gerardo Morales te acusa de ser instigadora de las marchas del pueblo jujeño que fueron reprimidas?

Eso dice él, que yo organizo, dice que yo le doy plata a uno, a otro. Con estas cosas ya se pasó, me sigue usando de payaso de su circo.

– ¿Tu marido está muy mal de salud y sufrió también el hostigamiento de las fuerzas?

Sí, a mi marido lo sacamos del sanatorio, los médicos dicen que ya no hay nada para hacer. Vino a a mi casa y mirá lo que tuvo que pasar, le bajó la presión, comenzó con los dolores. Los médicos que vinieron no podían irse, los requisaron, vinieron en una ambulancia para asistir a mi marido que estaba mal, tiene una imaginación fuera de lo común, creen que todos son delincuentes como ellos. Yo he demostrado que soy distinta a ellos, no me interesa nada de lo que no esté en regla. Vinieron a buscar droga, armas, plata y celulares. Yo ni tengo celular.

– ¿Qué se llevaron?

Mi marido había cobrado su sueldo, su jubilación como periodista y docente y tiene una pensión porque fue secuestrado durante la dictadura. Tuve que mostrar las tarjetas de que cobraba su jubilación. Esa es la única plata que tengo para tirar todo el mes, les hice ver las tarjetas de mi marido para que no se lleven lo que nosotros teníamos para comer en el mes. Yo me puse firme para que no se lleven la plata de mi marido, porque cada dos por tres hay que comprar calmantes, medicamentos, mi marido no está nada bien. Hicieron consultas fiscales al juez y dijeron que me podía quedar el dinero. A los compañeros que me vinieron a visitar le llevaron los celulares. Es una locura. Siguen creyendo que mi casa es un búnker. Me vienen a visitar, sí, pero eso no quiere decir que yo ande delinquiendo.

– ¿Desde el momento en el que se iniciaron las protestas en Jujuy, los hostigamientos de Gerardo Morales aumentaron?

Sí, este no es el primer operativo en mi casa. Cuando pasa algo en Jujuy lo primero que hace es culparme a mí, las protestas son fuertes. Esta semana reprimieron en varias localidades, quisieron parar una marcha de maestros y trabajadores del azúcar en San Salvador de Jujuy, protestando contra lar reforma constitucional. Morales me usa de payaso de circo y cree que tengo muchísimo poder y que la gente me hace caso a mí cuando la gente está harta de no tener un mango, en todas las provincias hay 60 por ciento de aumento y acá un diez por ciento. Tenemos tres empresas mineras, ingenios de azúcar, cannabis que planta el hijo de Morales y litio. Si se recaudara como debe ser, Jujuy debería ser la provincia más rica de Argentina, sin embargo somos la más pobre, endeudada. Cualquier persona sabe lo que significa esta nueva reforma de Morales, la gente está informada, él cree que yo les hago la cabeza, pero yo no estoy en la calle. Estoy presa hace ocho años.

– ¿Cómo hacés para estar entera?

Cuando uno tiene la mente y el corazón tranquilos, te toca resistir a todo esto. Yo resisto porque mi hijo era un militante muy fuerte en la Tupac (Sergio Chorolque, su hijo, murió en enero pasado), uno de los compañeros que más me acompañaba, en nombre de mi hijo no me quiebro, sigo haciendo las cosas que hago y en su nombre voy a seguir viva. A él le gustaba verme contenta, le encantaba hacer trabajo comunitario. En nombre de él me mantengo fuerte.

– ¿Cómo está Raúl Noro?

Se está quejando de dolores. Los calmantes ya no le hacen efecto. En el allanamiento han impedido que lo atendieran, demoraron casi una hora en atenderlo, cuando los médicos se quisieron retirar los requisaron.

– ¿Qué le dirías a Gerardo Morales?

Que de una vez por todas termine con este hostigamiento a mí y a mi familia, que comience a rendir cuenta de la recaudación de los grandes emprendimientos, que se dedique al pueblo porque no es Milagro Sala la que le reclama, es el pueblo. Que se vuelva a reinstaurar la democracia en nuestra provincia. Hay camionetas 4×4 blancas sin patente pegándole a los manifestantes y entrando a las casas, haciendo allanamientos ilegales.

– ¿Se comunicó alguien del gobierno nacional?

 

No, no espero nada, lo único que espero es que se reinstaure la democracia en Jujuy.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *