INFORMACION GENERAL

El mundo perdió más de 4 millones de hectáreas de bosques el año pasado: 11 canchas de fútbol por minuto

Brasil es el país que más deforesta a nivel global. En la Argentina se desmontaron unas 200 mil hectáreas en 2022, según datos de Greenpeace.

La destrucción de bosques primarios a lo largo del planeta no paró el año pasado: según una investigación de la Global Forest Watch (GFW), se perdieron 4,1 millones de hectáreas, una superficie grande como Suiza o el equivalente a 11 canchas de fútbol por minuto.

 Perú y Colombia también aparecen entre los diez países que perdieron más cantidad de hectáreas de bosques primarios en el último año.“Los datos de este año demuestran que estamos perdiendo nuestra principal defensa para proteger la biodiversidad, luchar contra el cambio climático y proteger las vidas y salud de millones de personas”, señalaron desde la Global Forest Watch.

Brasil y Bolivia, al rojo vivo

Brasil fue el país que más contribuyó a la pérdida de bosques primarios tropicales el año pasado con un impresionante porcentaje: el 43 % del total. Una vez más, el gigante sudamericano lidera la lista triste lista mundial con 1.8 millones de hectáreas de bosque tropical arrasadas en apenas 12 meses, el equivalente a la emisión de 1.2 gigatoneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Según la investigación de la GFW, en Brasil la pérdida de cobertura forestal que no se relaciona con los incendios forestales aumentó un 20% entre 2021 y 2022, la cifra más alta desde el año 2005. La minería ilegal, el acaparamiento de tierras y la expansión de la frontera agroindustrial (ganadería y agricultura) explican esta cifra, que no paró de crecer durante los cuatro años de presidencia de Jair Bolsonaro.

El segundo país con mayor deforestación en Latinoamérica y tercero en el mundo es Bolivia, con una cifra para el año 2022 de alrededor de medio millón de hectáreas de bosque primario, el mayor para ese país desde que hay registros. Según el estudio, la agricultura es el principal impulsor de la pérdida de bosques en el territorio boliviano.

¿Qué pasa en Argentina?

En Argentina, según datos de Greenpeace, se pierde una hectárea de bosques cada dos minutos: el equivalente a la superficie de 30 canchas de fútbol por hora. Según datos oficiales, en los últimos 25 años la pérdida de bosques nativos en el país fue de más de 7 millones de hectáreas, una superficie similar a la de la provincia de Entre Ríos.

Solo en 2022, la deforestación en el norte de Argentina fue de más de 110.000 hectáreas y, si se suman los incendios, la zona afectada supera las 200.000. El 75% de los desmontes se concentran en cuatro provincias: Santiago del EsteroSaltaChaco y Formosa, en particular en los bosques del Gran Chaco, el segundo ecosistema forestal más grande de Sudamérica.

“Los bosques tienen un rol fundamental en la regulación climática, en el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua, y en la conservación de los suelos. Concentran gran parte de nuestra biodiversidad, nos brindan maderas, alimentos y medicinas, y en ellos viven muchas comunidades indígenas y campesinas” explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace. “En estos momentos de crisis climática evidente, con efectos concretos en distintas regiones, no podemos seguir postergando las medidas que puedan proteger los ecosistemas frágiles”.

Consulta popular no vinculante

Para Greenpeace, la Argentina se encuentra en “emergencia forestal”, ya que el país pierde una hectárea de bosques cada dos minutos y más de la mitad de los desmontes son ilegales, sin ningún tipo de pena judicial para los responsables.

Por eso, desde esa organización lanzaron una votación virtual en www.votaporlosbosques.org para que la ciudadanía pueda expresarse sobre los desmontes ilegales e incendios forestales y reflexionar sobre si eso debería ser un delito penal.

Si bien Argentina tiene una Ley de Bosques, la mayoría de los desmontes son ilegales: todos los desmontes que se realizaron en la provincia de Chaco desde el año 2020 fueron ilegales, así como el 80% de los ejecutados en Santiago del Estero. Además, 120 mil hectáreas fueron afectadas en Salta y Jujuy por los incendios forestales y rurales.

 

“Es evidente que las multas no son suficientes: los empresarios suelen incluirlas como un costo más de producción”, dice Giardini. A partir del pasado 10 de julio y hasta el 10 de octubre, la ciudadanía podrá votar si los desmontes ilegales e incendios forestales deben ser un delito penal. Los resultados serán entregados al Congreso de la Nación el próximo año. La participación en la consulta popular se podrá realizar a través de votaporlosbosques.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *