Internacionales

Murió la actriz y cantante Carmen Sevilla, la novia de España

Padecía Alzheimer desde 2009. Fue una de las artistas más populares y queridas de ese país y conocida en América latina.

La actriz, cantante y presentadora de televisión española Carmen Sevilla, una de las artistas más populares y queridas de ese país y también muy conocida en América latina, murió este martes en Madrid a los 92 años, según informó su hijo, Augusto Algueró.

El pasado domingo fue trasladada a un hospital de la capital española, donde falleció.

Nacida el 16 de octubre de 1930 en Sevilla (sur), padecía Alzheimer desde 2009 y debido a su muy deteriorada salud fue ingresada en una residencia de Aravaca (Madrid) en marzo de 2015.

Bailarina y actriz

Actriz, cantante, bailarina y presentadora de televisión, había nacido el 16 de octubre de 1930 en Sevilla, al sur de España, con el nombre de María del Carmen García Galisteo.

Comenzó su trayectoria profesional a los 14 años, como bailarina, y a los 17, gracias a ese desparpajo y a su belleza, inició su carrera cinematográfica, primero en los estudios CIFESA, donde triunfaban entonces actrices como una jovencísima Sara Montiel. Luego participaría en grandes producciones internacionales rodadas en España, como Marco Antonio y Cleopatra junto al actor estadounidense Charlton Heston.

A los 17, entonces, llegó al cine de la mano de toda una estrella de la época, el mexicano Jorge Negrete, con quien debutó en Jalisco canta en Sevilla (1949). Fue la primera de las más de sesenta películas en las que participó.

Apareció en muchas producciones de un cine que combinaba lo folclórico con lo costumbrista, como en Cuentos de la Alhambra (1950), La hermana San Sulpicio (1952), Violetas imperiales (1952), Gitana tenías que ser (1953), La pícara molinera (1954) o La fierecilla domada (1956), donde su belleza y simpatía la consolidaron como una actriz de gran popularidad.

Durante esoos años, Carmen Sevilla se las ingenió para combinar el cine con la canción, ofreciendo galas dentro y fuera de España. Cuando la televisión llegó a España, en el año 1956, la artista se sumó al nuevo medio.

En 1957 participó en La venganza (1957), dirigida por Juan Antonio Bardem, que fue la primera película española candidata al Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Ese título, junto a Pan, amor y Andalucía (1958), le abrieron el mercado a grandes producciones internacionales rodadas en España como Rey de Reyes (1961), de Nicholas Ray y producida por Samuel Bronston, o Aventura para dos (1957), de Donald Siegel, y la ya mencionada Marco Antonio y Cleopatra (1972), junto a Charlton Heston.

Y se convirtió en una de las artistas españolas más reconocidas internacionalmente.

En los años sesenta, Carmen Sevilla se metió en los hogares españoles gracias a los anuncios de electrodomésticos Philips que se emitían por la televisión. Su boda con el compositor Augusto Algueró (1961) fue todo un acontecimiento en España.

Y una muestra de su reconocimiento fuera de España  fue su actuación en el Show de Ed Sullivan en la Navidad de 1965, programa donde el mítico conductor la presentó como una «estrella» y donde ella, tras interpretar Mis noches de Madrid, se dirigió a los espectadores en un inglés perfecto.

En la década de los setenta relanzó su carrera como protagonista de una serie de películas de tono erótico, como por ejemplo Un adulterio decente (1971), No es bueno que el hombre esté solo (1973) y Striptease a la inglesa (1975) o Nosotros los decentes (1978), de Mariano Ozores.

Rostros (1978), donde compartía cartel con el cantante y actor Juan Pardo y la actriz Bárbara Rey, fue su última película antes de retirarse del mundo del cine.

Fue entonces a fines de la década de los ’70 cuando Sevilla se enfrentó al declive de su carrera cinematográfica y al comienzo de su huida a la vida doméstica en una explotación ganadera de Badajoz, donde se dedicó a ovejas.

Hacía cuatro años de su separación de Algueró, con quien tuvo a su único hijo, Augusto José, compositor también.

Con Vicente Patuel contrajo matrimonio en 1985 y con él estuvo hasta que el empresario cinematográfico murió repentinamente en abril del año 2000. Durante varios años posteriores estuvo retirada profesionalmente y alejada del público en su casona en el campo, en Extremadura.

Sus (otros) amores

Con el tenor Luis Mariano formó pareja artística, y él estuvo profundamente enamorado de ella. Pero la diferencia de edad -ella tenía 19 y él 37 cuando se conocieron- hizo en ese momento imposible esta historia de amor en los años cincuenta, etapa que la propia actriz recordaba con «gran nostalgia».

Todavía faltaban años para que llegaran a su vida sus dos maridos y en los años ’50 Sevilla conoció a su primer gran amor, el torero mexicano Carlos Arruza, gran rival de Manolete. El torero hasta le propuso matrimonio, pero a cambio de que abandonara su carrera como actriz, algo que ella rechazó.

También le dijo que no a otro mexicano, Mario Moreno «Cantinflas», quien se enamoró de ella a primera vista. El actor la llenaba de regalos costosos, pero no hubo caso.

Su última aparición televisiva fue en Cine de Barrio, un espacio en el que se evocaban antiguas películas del cine español, que presentó desde enero de 2004 a diciembre de 2010, cuando aparecieron los primeros síntomas del Alzheimer, la misma enfermedad que había padecido su madre, doña Flora, su compañera y confidente, que la acompañó por los sets de rodaje los escenarios de todo el mundo.

Por el año 1991 Sevilla renacía para su público, con su paso por las cadenas privadas de televisión Telecinco y Antena 3 y, en 2003, retransmitió las «campanadas» de fin de año para la televisión pública española.

Además, grabó un musical con sus canciones más famosas, y en 1997 editó un disco con sus mejores temas de los cincuenta y sesenta, entre ellos Carmen de España Violetas imperiales. También publicó un libro, Mis secretillos (1993), donde reunió algunos episodios de su vida artística y privada.

Su última aparición televisiva fue en Cine de Barrio, un espacio en el que se evocaban antiguas películas del cine español, que presentó desde enero de 2004 a diciembre de 2010, cuando aparecieron los primeros síntomas del Alzheimer, la misma enfermedad que había padecido su madre, doña Flora, su compañera y confidente, que la acompañó por los sets de rodaje los escenarios de todo el mundo. El torero hasta le propuso matrimonio, pero a cambio de que abandonara su carrera como actriz, algo que ella rechazó.

POS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *