Internacionales

Cómo murió la cantante irlandesa Sinéad O’Connor

En una de sus últimas apariciones mediáticas por las redes, la artista reveló sentirse «sola» por su trastorno de bipolaridad diagnosticado, y habló de su sufrimiento tras el suicidio de uno de sus hijos, en 2022.

Un día después de la conmoción generada por la noticia sobre la muerte de la cantante irlandesa Sinéad O’Connor, a los 56 años, la policía británica reveló que la artista había sido encontrada este miércoles en un estado «inconsciente» en un domicilio de Londres.

«La policía recibió una llamada a las 07:18 (hora de Buenos Aires) de este miércoles 26 de julio para informar de una mujer inconsciente en una dirección residencial en el área SE24″, un código postal del sureste de la capital británica, informó Scotland Yard (nombre con el que se conoce a la Policía Metropolitana londinense).

«Una mujer de 56 años fue declarada muerta en el lugar (…) La muerte no se considera sospechosa«, agregó sin precisar su nombre, como dicta el reglamento policial en el Reino Unido.

El anuncio del fallecimiento de Sinead O’Connor

La familia de la cantante, nacida en el condado de Dublín y autora de 10 álbumes, había anunciado su muerte este miércoles a la prensa irlandesa.

«Con gran tristeza anunciamos el fallecimiento de nuestra querida Sinéad. Su familia y amigos están devastados y piden privacidad en este momento tan difícil«, indicaron en una declaración difundida por la radiotelevisión pública irlandesa RTE, aunque no precisaron las circunstancias de la muerte. Hace un año y medio la artista había sufrido la muerte de su hijo Shane, de 17 años.

Abuso sexual, problemas de salud mental, y el suicidio de su hijo

La vida de Sinéad O’Connor también estuvo marcada por duros momentos que dejaron cicatrices difíciles de sanar.

Años atrás la cantante reveló haber sido víctima de abuso sexual infantil por parte de su madre, problemática contra la que luchó en forma de activismo feminista durante su carrera musical.

A su vez, la compositora irlandesa tuvo varios enfrentamientos con la iglesia católica, a la que acusaba de no haber protegido a los niños víctimas de abusos sexuales a manos de religiosos. Cuando en 2018 anunció su conversión al islam, generó una fuerte polémica en el mundo.

Por otro lado, en algunas ocasiones O’Connor hizo uso de sus redes sociales para amenazar a sus antiguos socios con llevarlos ante la justicia. También hizo mención en sus cuentas virtuales de sus problemas de salud física y mental, e incluso de sus pensamientos suicidas y su diagnóstico de bipolaridad.

 

En 2022su hijo Shanede 17 añosse quitó la vida. A principios de julio, se la pudo ver en un video publicado en una cuenta de la red social Twitter, ahora rebautizada X, donde aseguraba querer demostrar que era la dueña de dicha cuenta y hablaba sobre su dolor tras el suicidio de su hijo.

«No tiene sentido vivir sin él. Todo lo que toco, lo arruino. Solo me quedé por él. Y ahora se ha ido», posteó, quien había remarcado en numerosas ocasiones sobre sus tendencias suicidas en el pasado.

Días después, fue hospitalizada luego de ponerse en contacto con las fuerzas de seguridad para que la acompañaran a internarse de forma voluntaria. En ese entonces, comentó: «Lo siento. No debí haber dicho eso. Ahora estoy con la policía de camino al hospital. Lamento haberlos molestado a todos».

«Estoy perdida sin mi hijo y me odio a mí misma. El hospital ayudará por un tiempo. Pero voy a encontrar a Shane. Esto es solo un retraso«, sentenció.

El mundo llora la pérdida de una cantante y activista ilustre

Desde líderes políticos hasta músicos de renombre, los tributos a la cantante no cesaron desde el anuncio del fallecimiento de Sinéad O’Connor.

El presidente de Irlanda, Michael Higgins, elogió el «compromiso valiente de O’Connor con los temas importantes que llevó a la atención pública, sin importar cuán incómodas fueran esas verdades».

«La música de O’Connor era apreciada en todo el mundo y su talento era inigualable y sin comparación«, afirmó por su parte el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

El cantante Cat Stevens, que se convirtió al islam al igual que ella, recordó a la artista como «un alma tierna«, mientras que la escritora Bonnie Greer describió su voz como «Irlanda en esencia«.

La lista de personas que expresaron sus condolencias incluyó al rapero y actor estadounidense Ice T y la superestrella irlandesa de artes marciales Conor McGregor. «El mundo ha perdido a una artista con la voz de un ángel«, lamentó esta último.

La artista nacida en 1966 saltó a la fama en 1990 con el hit «Nothing Compares 2 U», de su disco I Do Not Want What I Haven’t Got. Ese trabajo discográfico (el segundo después de su debut en 1987 con The Lion and the Cobra), vendió 7 millones de copias.

Entonces, fue aclamada como una de las grandes revelaciones musicales del fin de siglo. Había comenzado su carrera como vocalista del grupo Ton Ton Macoute, y su ascenso en la segunda mitad de los 80 fue meteórico, hasta conquistar los rankings con su versión de «Nothing Compares 2 U», escrita originalmente por Prince.

Meses después, acompañó a Roger Waters como parte del grupo de músicos que se sumaron al exintegrante de Pink Floyd en la puesta de The Wall en Berlín.

Conocida tanto por su cabeza rapada y sus opiniones contundentes sobre la religión, el sexo, el feminismo y la guerra como por su música, muchos la recuerdan por haber roto una foto del papa Juan Pablo II durante una aparición televisiva en el programa Saturday Night Live. Ese episodio de 1992 le granjeó el odio de sectores religiosos.

Más tarde, se ordenó sacerdotisa de una orden católica disidente en 1999, y en 2018 rechazó el cristianismo para convertirse al Islam, por lo que cambió su nombre a Shuhada’ Sadaqat.

Como cantante publicó un total de diez álbumes de estudio, pero nunca dejó de lado su papel de activista, abordando diferentes problemáticas como el abuso infantil, que dijo haber sufrido, los derechos de las mujeres o el racismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *